La felicidad: ¿engaño publicitario o promesa real?

En muchos anuncios que realizan actualmente las marcas existentes en el mercado nos prometen la felicidad al consumir sus productos o servicios. Estas promesas no suelen cumplirse, ya que es un estrategia que llevan acabo los publicistas para aumentar las ventas. El trabajo de los publicistas se basa en esto, es decir, en prometer cosas reales o irreales que proporcionen algo que los diferentes targets necesitan.

Actualmente, la sociedad odia el trabajo que los publicistas realizan. Lo califican de engaño y de intentar vender una moto irreal o mejor dicho, un timo. Por este motivo, lo que me planteo es si en nuestra profesión no debería existir un manual ético que nos limitase las acciones y promesas que realizamos.
Personalmente, creo que los profesionales que realizan este trabajo saben distinguir entre el buen trabajo, es decir, aquel que no miente ni promete cosas irreales; y un trabajo en el que la mentira y el abuso de la ingenuidad son la base para conseguir que una empresa, que en escasa ocasiones ayuda en algo a la sociedad, obtenga una alta cifra en beneficios.

Me gustaría acabar este post diciendo que creo que los profesionales de todas las áreas deben conocer cuáles son los límites hasta los que pueden llegar en su trabajo. Si estos profesionales no desarrollan sus trabajos teniendo en cuenta la ética y el código deontológico lo que realizan no es un buen trabajo, sino una mala acción que tendrá repercusión en mucha gente, pero sobre todo le repercutirá al propio profesional.

Anuncios

Reflexión sobre la felicidad

La parte más importante del trabajo, en mi opinión, es definir desde mi punto de vista que es felicidad. Con esta definición ya realizada por mí, comenzaré a investigar y trataré de descubrir si mi definición es correcta o le falta algo.

La parte del trabajo que yo realizo consiste en descubrir que es la felicidad para la ciencia, pero considero que primero tengo que hacer la pregunta más básica ¿qué es la felicidad para mí y para el resto de la sociedad?

Para mí la felicidad no es una meta, sino que considero que todo el mundo en esta vida es feliz. La felicidad son pequeños momentos que nos suceden a lo largo de la vida, son esos momentos que te hacen sentir que eres una persona afortunada. Las personas que nos rodean, que forman parte de nuestras vidas son las que nos ayudan a conseguir ser felices. Me gustaría recalcar que no considero que las cosas materiales nos proporcionen felicidad, aunque hay veces que sí y eso es indiscutible. Cuando la gente dice que el dinero da la felicidad, yo considero que es mentira y un engaño de la sociedad consumista en la que vivimos.

Para la gente que ya tiene cierta edad la meta de su vida es lograr la felicidad de su familia, de sí mismo y de la gente de su entorno más cercano. Para una estudiante como yo por el momento esa no es la meta. Los estudiantes ven la felicidad como algo que consiguen saliendo de fiesta, estando con los amigos, con la familia…

A modo de resumen diré que la felicidad para mí es ese momento en el que estoy rodeada de la gente que me importa y a la que aprecio. Son esos pequeños momentos en los que me siento la persona más afortunada del mundo por lo que tengo, por lo que hago y por quién está a mi lado. Para ser feliz hace falta poco solo las ganas de intentarlo y el disfrutar de los pequeños momento, porque estos seguro que no se repiten.