La felicidad: ¿engaño publicitario o promesa real?

En muchos anuncios que realizan actualmente las marcas existentes en el mercado nos prometen la felicidad al consumir sus productos o servicios. Estas promesas no suelen cumplirse, ya que es un estrategia que llevan acabo los publicistas para aumentar las ventas. El trabajo de los publicistas se basa en esto, es decir, en prometer cosas reales o irreales que proporcionen algo que los diferentes targets necesitan.

Actualmente, la sociedad odia el trabajo que los publicistas realizan. Lo califican de engaño y de intentar vender una moto irreal o mejor dicho, un timo. Por este motivo, lo que me planteo es si en nuestra profesión no debería existir un manual ético que nos limitase las acciones y promesas que realizamos.
Personalmente, creo que los profesionales que realizan este trabajo saben distinguir entre el buen trabajo, es decir, aquel que no miente ni promete cosas irreales; y un trabajo en el que la mentira y el abuso de la ingenuidad son la base para conseguir que una empresa, que en escasa ocasiones ayuda en algo a la sociedad, obtenga una alta cifra en beneficios.

Me gustaría acabar este post diciendo que creo que los profesionales de todas las áreas deben conocer cuáles son los límites hasta los que pueden llegar en su trabajo. Si estos profesionales no desarrollan sus trabajos teniendo en cuenta la ética y el código deontológico lo que realizan no es un buen trabajo, sino una mala acción que tendrá repercusión en mucha gente, pero sobre todo le repercutirá al propio profesional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s